Servicios.

Asesoría Legal y Jurídica

Atención y acompañamiento de casos civiles de violencia intrafamiliar.

Asesoría y patrocinio de casos penales sobre delitos sexuales.

Asesoría en derechos de familia:

  • Escritos.
  • Divorcios.
  • Juicios de alimentos.
  • Disolución y liquidación de la sociedad conyugal.
  • Tenencias, visitas, recuperación o suspensión patria potestad.
  • Medidas de protección.
  • Recurso apelación, nulidad.
  • Recurso casación, revisión, extraordinario, constitucionales.

Atención legal de casos penales de Femicidio.

Asesoramiento a empresas.

  • Intervención en crisis
  • Terapia individual
  • Elaboración de informes
  • Evaluaciones psicológicas

Acompañamiento Psicológico

Servicio Social

Estudio socioeconómico de mujeres que sufren violencia y su entorno familiar.

Informes sociales para la tramitación de casos de violencia.

Servicio de atención integral a víctimas de violencia intrafamiliar:

  • Entrevista de primera acogida
  • Intervención y realización de informes
  • Acompañamiento y seguimiento de casos
  • Capacitación especializada en temas de género, nuevas masculinidades, prevención de la violencia y problemática de consumo y dependencia.

 

El siguiente listado corresponde a nuestras capacitaciones frecuentes:

Capacitaciones y Talleres

Preguntas frecuentes

Existen diferentes tipos de violencia. Una de ellas es la violencia psicológica que, a partir de la definición de la Ley para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres, considera a la Violencia Psicológica como cualquier acción, omisión o patrón de conducta dirigido a causar daño emocional, disminuir la autoestima, afectar la honra, provocar descrédito, menospreciar la dignidad personal, perturbar, degradar la identidad cultural, expresiones de identidad juvenil o controlar la conducta, el comportamiento, las creencias o las decisiones de una mujer, mediante la humillación, intimidación, encierros, aislamiento, tratamientos forzados o cualquier otro acto que afecte su estabilidad psicológica y emocional.

Sí. Es violencia cuando lo que la otra persona hace ocasiona un daño en tu área emocional o física. Por ello es importante trabajar en procesos psicológicos (asesoramientos o psicoterapias) para aprender a no justificar la violencia ni verlo como normal. En estos espacios de psicología se pueden aprender herramientas emocionales para poner límites y no permitir la violencia en nuestras vidas.

Si te encuentras en riesgo por cualquier situación de violencia puedes llamar al 911 o al 1800 DELITO (335486) opción 4 o acercarte la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) más cercana a tu domicilio donde te brindarán atención emergente si estás expuestx en ese momento a cualquier situación de violencia. Además, si en ese momento no está sucediendo la agresión, pero tú necesitas ayuda, hay algunas instituciones como CEPAM que pueden brindarte servicios psicológicos, sociales y legales.

Te recomendamos que te acerques a la Fiscalía y coloques una denuncia en la Unidad de Violencia Contra la Mujer. Esto permitirá que se abra un proceso, comiencen las investigaciones y te puedan emitir una boleta de auxilio.

Es muy importante que conozcas que debes guardar los respaldos de conversaciones de chats o grabaciones donde se pueda evidenciar las agresiones, insultos, ofensas, etc., además de testimonios que ayuden a que dentro del juicio tus pruebas seas válidas.

El malestar emocional se intensifica más cada día hasta tal punto que llega a interferir en tu desempeño cotidiano y vida diaria, ya sea en el área laboral, social o familiar. También es cuando sientes que no tienes fuerza o recursos para afrontar la problemática por ti mismx y requieres el apoyo profesional para acompañarte u orientarte.

Sí. La violencia dentro de la familia afecta a todas las personas de ese núcleo familiar. Puede parecer que no porque tal vez no son quienes reciben las agresiones de forma directa. Sin embargo, presencian las mismas y eso también puede generar malestares emocionales como aislamiento, baja autoestima, rasgos de depresión, aumento de la agresividad, repetición de patrones de violencia, etc.

 

Por ello, recomendamos que la terapia no solamente debe ser para lxs hijxs o para la persona adulta que recibe violencia sino que debería ser para todxs quienes lo viven de forma directa o indirecta porque a todxs afecta.

Si. Existen instituciones que se denominan “Casas de Acogida” en donde puedes ir en compañía de tus hijxs. Allí te brindarán apoyo social, psicológico y legal para lograr tu estabilidad emocional y además garantizarán tu seguridad y la de quienes te acompañan para que así la persona agresora no se acerque a ustedes.

Cualquier persona que presencia algún hecho de violencia es responsable de denunciar y pedir ayuda. Puedes acceder a las Juntas Cantonales de Protección de Derechos de la Niñez y Adolescencia y poner en conocimiento el hecho de violencia. Ellxs te ayudarán en el proceso.

También puedes acercarte a las instituciones que somos parte de la Red de Casas y Centros de Atención en prevención de violencia como es CEPAM.   

El tiempo para reconocer la violencia es diferente en cada persona, por lo que te recomendamos no “enojarte” o culpar a esa persona por no poder tomar conciencia de las agresiones que recibe. En ese caso, lo que puedes hacer es mostrar tu solidaridad, apoyo y escucha a esa persona quien de seguro lo necesitará.

 

Si muestras indignación o decepción por lo que hace, esta persona dejará de contarte lo que vive, por lo que puede comenzar aislarse de sus lazos sociales y esto reforzará la violencia que vive en su relación ya que se encontrará solx sin saber a quién acudir y cómo salir del círculo del maltrato.

 

Tranquilx, sanar toma tiempo y lo que más ayudará en esos momentos es facilitar ese proceso de sanación y toma de conciencia a esa persona. Cuando él o ella decidan emprender acciones para frenar esa violencia puedes recomendarle a dónde acudir, tomar terapia y continuar brindando ese apoyo y acompañamiento.

  1. La partida de nacimiento del o la menor.
  2. Una copia de tu cédula de ciudadanía y de la papeleta de votación.
  3. Tener conocimiento de la dirección domiciliaria o de trabajo de la persona demandada, adjuntar croquis y una fotografía de la fachada de la casa.
  4. Recopilar todos los recibos/facturas de gastos de: alimentación, vestimenta, educación (certificado de la institución en la que se encuentra estudiando), vivienda de tus hijxs.
  5. Certificado del CONADIS, en caso de tener alguna discapacidad.
  6. Tener conocimiento de lugar de trabajo de la persona demandada (No obligatorio).
  1. La demanda, acompañada de todos sus documentos adjuntos, se presenta ante  cualquier Unidad de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia o Juzgado Multicompetente.
  2. El juez o la jueza calificarán la demanda e inmediatamente determinarán una pensión provisional y el código de la cuenta SUPA. La pensión provisional debe depositarse con el código proporcionado en Ban Ecuador, Banco del Pacífico o en la institución bancaria en la que se hubiere vinculado el SUPA.
  3. Una vez citada la persona demandada, tiene diez días para presentar su contestación a la demanda. Posterior a ello, el juez o la jueza convoca a la audiencia de mediación.
  4. Para el día de la audiencia es pertinente presentarse con diez minutos de anticipación y portar una copia de la cédula de ciudadanía y papeleta de votación. Cuando la audiencia se instale se verificará la asistencia de las partes y luego el juez o la juez darán inicio con la fase de saneamiento de vicios. Se seguirá con la fase conciliatoria y si no existe un acuerdo de las partes  continuará la fase probatoria. Finalmente se dictará una resolución.

¿Buscas ayuda?

Encuentra la forma de salir adelante, te vamos apoyar en todo el proceso

Un millón de historias beneficiarán a organizaciones dedicadas a la equidad de género para las mujeres

¡Cuenta tu historia y hazte una selfie! Tú historia nos importa y nos ayuda a todas
Close Bitnami banner
Bitnami